Nangten Menlang - Buddhist Medical Center

Morir sin miedo

La muerte es uno de los acontecimientos más importantes de nuestra vida. Todos afrontaremos la muerte, no importa quienes seamos. Esto lo sabemos, y sin embargo de alguna manera lo olvidamos. Quizá se deba a nuestro miedo a lo desconocido el que a menudo pretendamos que la muerte no existe. Pero según las enseñanzas budistas, la muerte es una oportunidad. Es el momento en que podemos estar en nuestra verdadera naturaleza —el estado de Luz Clara de la mente.

La muerte no es sólo algo que sucede en el exterior (la gente nos ve como muertos), sino que también es algo que sucede en el interior. Es una experiencia del cuerpo y de la mente. El budismo explica esta experiencia con exactitud. Los elementos que componen nuestro cuerpo y nuestra mente se disuelven unos en otros uno a uno. Cada disolución produce un estado mental concreto. Esto puede resultar muy extraño, pero de hecho experimentamos esto cada 24 horas. Esto se denomina la «pequeña muerte» y sucede cuando nos quedamos dormidos. La forma en que nos quedamos dormidos es exactamente la forma en que moriremos. Podemos utilizar la pequeña muerte para adiestrarnos y aprender a navegar por esta experiencia. Así es como nos preparamos para morir sin miedo.

Si podemos aprender a reconocer el estado de Luz Clara de la mente que sucede en la muerte y a permanecer en él, esto tendrá un profundo impacto sobre nuestra siguiente vida. En el estado entre la vida y la muerte, denominado bardo, pueden aparecer todo tipo de cosas y dar lugar a nuestras emociones. Esto es exactamente como un sueño. No es real, pero se siente como real y crea reacciones reales en nosotros. Debemos aprender a reconocer este sueño y mantener una mente clara y en calma, pues es aquí cuando es de la mayor importancia.