Nangten Menlang - Buddhist Medical Center

Palabras de sabiduría

Tulku Lobsang comparte aquí sus pensamientos sobre una variedad de temas. Estos mensajes se pueden practicar como una técnica de adiestramiento mental Lo Jong.

Podemos dejar que nuestra mente reflexione sobre las palabras de Tulku Lobsang, contemplándolas desde las diez direcciones.

Cuando se nos presenta una nueva perspectiva o idea, tenemos la oportunidad de expandir nuestra conciencia. Recibir las palabras de otro nos permite experimentar una perspectiva diferente a la nuestra.

¡Esperamos que disfrutes la lectura de las palabras de Tulku Lobsang y que recibas algún beneficio!

Para más información sobre las Palabras de Sabiduría de Tulku Lobsang, así como citas, fotos y vídeos, por favor, únete a la comunidad en su página de Facebook.

El yo

Queridos hermanos y hermanas:

Siempre digo que el propósito de la vida es salir de nuestro «yo», nuestro ego, y de esta forma intentar encontrar nuestra verdadera naturaleza.

No olvidéis que cuando practicamos el camino espiritual, no deberíamos crear un «yo» más grande. En su lugar, decimos que una persona espiritual es alguien que — en la medida de lo posible — intenta crear menos «yo». En nuestra vida normal, tenemos mucho «yo». Esta es la raíz de nuestros problemas.

Esto significa que debido al «yo» hay una diferencia entre nuestra vida normal y nuestra vida espiritual. En nuestra vida normal tenemos demasiado «yo», y ese es el problema. Entonces practicamos el camino espiritual e intentamos tener menos «yo». De esta forma creamos una separación entre nuestra vida normal y nuestra vida espiritual.

Mucha gente que practica un camino espiritual crea más «yo». No se da cuenta de la raíz del problema.

¿Quién no te permite que te vuelvas una persona espiritual? Nadie — sólo tu «yo». Esto significa que siempre puedes practicar, en cualquier momento. No importa lo que practiquéis exactamente en el camino espiritual, cuando sentís más «yo», entonces tenéis que daros cuenta de que esa no es la manera correcta de practicar.

Cuando no sois felices, cuando estáis sufriendo, en ese momento siempre sentís el «yo». Por lo tanto, siempre es importante que no olvidemos que practicamos el camino espiritual porque queremos reducir el «yo».

Cuando hay menos «yo» hay más felicidad. El «yo» hace que vuestra vida sea muy dura y muy difícil. El «yo» es la fuente del problema.

Pregunta: ¿Quién puede reducir el «yo»?

¡Vosotros podéis, nadie puede excepto vosotros!

Pregunta: ¿Qué método podéis emplear para reducir el «yo»?

La compasión y el amor incondicional.

¡No olvidéis que todos estamos un poco locos!

 
~Tulku Lobsang
Emoción negativa: ego

A veces es como si estuviéramos intoxicados, borrachos de nuestro ego. Estamos completamente absorbidos por el ego, que tiñe toda la vida, impidiendo que nos volvamos puros. Solo hablamos el lenguaje del ego, por lo que la vida no puede hablarnos y nos perdemos su hermoso mensaje.

La vida es como un paraíso o un cielo que solo habla en dos lenguajes –el del amor y el de la Naturaleza. Pero nosotros solo hablamos el lenguaje del ego. No hablamos el lenguaje del amor porque somos demasiado tímidos y por eso perdemos la oportunidad de tener un paraíso en la tierra. Tenemos que aprender el lenguaje de la Naturaleza y el lenguaje de la vida y el amor.

Si hablamos en el lenguaje del amor no necesitamos otro lenguaje. Este lenguaje es nuestra lengua materna. Todo el mundo habla en este lenguaje, y todo el mundo quiere oír este lenguaje. El hacerlo así disminuirá nuestros problemas, porque sin este lenguaje no es posible comprendernos y conectarnos unos con otros.

La mayoría hablamos en el lenguaje de las emociones negativas y esto produce una sensación de soledad. Así que, en su lugar, debemos hablar con compasión en el lenguaje del amor. El ego no es un verdadero lenguaje, no puede comunicar. Cuando hablamos en el lenguaje del amor y la compasión, nuestra comunicación con los demás es efectiva y beneficiosa. Sin este lenguaje no es posible experimentar ninguna emoción positiva y la vida empieza a parecer un infierno.

Quien habla con amor y compasión es la persona más sabia del mundo. Podemos manejar cualquier problema cuando hablamos en este lenguaje.

El amor es el lenguaje de Dios. El amor es el lenguaje de la Naturaleza. El amor es el lenguaje de todos los seres humanos.

 
~Tulku Lobsang
Emoción negativa: enfado

El enfado crea lo que no queréis. El enfado trae lo que no queréis cerca de vosotros. De forma natural, lo que no queréis, lo que no os hace felices, está lejos de vosotros. Pero debido al enfado, se acerca. El enfado quema toda vuestra felicidad. Por lo tanto, el enfado es el mayor creador de sufrimiento.

No olvidéis que somos el ejército del enfado. Cualquier cosa que diga el enfado, cualquier orden que dé el enfado, lo hacemos –incluso si les hace daño a las personas cercanas y queridas. Seguimos ciegamente a nuestro enfado.

A veces nos enfadamos porque otros sufren. A veces nos enfadamos porque otros son felices. Debido a vuestro propio sufrimiento hacéis enfadar a otros o debido al sufrimiento o la felicidad de otros os enfadáis.

¿Qué sentido tiene enfadarse contigo mismo o con los demás?

Debido al enfado, pronto aprenderéis lo que no os gusta, porque el enfado es un imán que atrae lo que no os gusta. ¡Estamos tan locos!

¡Los que nos hacen más felices también nos hacen enfadar más! Y aquellos que no nos gustan seguro que nos hacen enfadar.

Por lo tanto, practicad la paciencia. Practicad la disciplina y la paciencia. Entonces no quemaréis vuestro hermoso jardín, vuestra hermosa vida.

No digáis: «Tulku Lobsang, lo que dices es muy cierto, pero muy difícil». ¡Sé que diréis eso! Pero cuando pensáis que algo es difícil, eso lo hace difícil. Si no pensáis que es difícil, prometo que no será difícil. La dificultad solo existe en vuestra cabeza.

Por lo tanto, para reducir el enfado, practicad la paciencia.

 
~Tulku Lobsang
Año nuevo, vida nueva

Cada año, la vida os da una oportunidad de una nueva vida, una nueva forma de vivir vuestra vida. La sensación de celebrar el Año Nuevo es dejar atrás todo vuestro estrés mental, vuestras emociones negativas, vuestras historias pasadas y todo lo que os hace infelices, de forma que podáis convertiros en una nueva persona con una nueva vida. El Año Nuevo no significa que algo acaba, sino que algo nuevo comienza, como un pequeño nacimiento. La celebración del Año Nuevo os proporciona nueva energía y una mente positiva, lo cual es la esencia del Año Nuevo. El Año Nuevo puede convertiros en una nueva persona que vive su vida de una nueva manera. El regalo del Año Nuevo es la oportunidad de un nacimiento completamente nuevo.

Para recibir la oportunidad del cambio tenéis que prometeros a vosotros mismos disciplinaros. Cualquier cosa que os prometáis se ha de combinar con disciplina; de lo contrario, simplemente volvéis a vuestras viejas estructuras. Con disciplina vuestras promesas se pueden hacer realidad. La propia disciplina puede ayudar y salvaros de muchas situaciones difíciles de vuestra vida. Si realmente queréis una nueva vida, necesitáis disciplina.

 
~Tulku Lobsang
Hacer realidad el cambio

Es importante tener la aspiración de mantener un cuerpo sano y un estado mental positivo. Todo el mundo tiene esta hasta cierto punto, es cierto, pero solo tener la aspiración no es suficiente. Todos deseamos no tener enfermedades o excesos, pero también tener una forma física deseable. Para conseguir estas metas, o cualquier otra aspiración, debe estar presente otro factor mental: la decisión de actuar.

Mientras seamos incapaces de transformar nuestro estado mental en una decisión motivada, habrá sufrimiento. Un deseo que uno es incapaz de hacer realidad conduce a este sufrimiento. Una aspiración es como un sueño. La decisión de actuar convierte el sueño en realidad. Nada es imposible si simplemente aplicamos métodos hábiles.

Es importante analizar primero la aspiración y determinar si es de naturaleza positiva o negativa. ¿Os acercará al equilibrio? Si es así, de entre los incontables deseos que tenéis, habéis elegido bien actuar en este.

¿Por qué a veces no podemos tomar una decisión firme? Porque albergamos dudas. Cuando dudamos de nuestras aspiraciones tenemos miedo de cometer errores. No estamos seguros de lo que se debería hacer y así no hacemos nada en absoluto. Los mayores obstáculos son el miedo y la duda, que evitan que tomemos una decisión. Impiden que podamos hacer realidad nuestros sentimientos en la realidad cotidiana y este es realmente el mayor error que podemos cometer. Cuando estamos decididos y hacemos el esfuerzo correcto, todo es posible.

 
~Tulku Lobsang
Cómo protegerte

Todo el mundo quiere sentirse protegido. Creemos que esto nos calma y relaja y entonces nos sentimos más en casa. Cuandoquiera que nos sintamos seguros, con una persona concreta, o en un lugar concreto, decimos que nos sentimos «en casa» con esta persona o en ese lugar. ¿Qué significa sentirse «en casa»? Estar en casa significa sentirse seguro. Todo el mundo quiere esto. Sentirse totalmente en casa significa sentirse totalmente seguro.

¿Cómo es posible conseguir una sensación de «absoluto hogar»? En el amor encontramos el hogar absoluto. Debido al amor nos protegemos menos. Cuanto más amor tenemos, menos protegidos estamos. Si tenemos menos amor, nos protegemos más. Cuanto más nos protegemos, más problemas experimentamos. Percibimos más problemas y encontramos más problemas. Cuando tenemos más amor, nos protegemos menos y esto significa que percibimos menos problemas y al mismo tiempo encontramos menos problemas. Cuando no nos protegemos nos volvemos absolutamente seguros. Por lo tanto, no os protejáis; esa es la mejor protección. Si tenéis más guardas, significa que tenéis más enemigos. Si tenéis menos guardas, menos protectores, entonces tenéis menos enemigos.

¿Por qué digo «No os protejáis»? Porque de forma natural estáis muy seguros. Vivimos, y esta es nuestra naturaleza. De forma natural, estamos seguros. Vuestra naturaleza es de seguridad. Pero cuando empezamos a protegernos, nos salimos de la naturaleza y nos convertimos en un extraño. Cuanto más nos protegemos, más extraños nos volvemos. Convertimos en extraños significa que nos hacemos diferentes de los demás. Nos hacemos especiales. Y cuando nos volvemos especiales tenemos más enemigos y más problemas. «No os protejáis» quiere decir «sed normales». Ser normal significa no ser diferente de los demás. Esto también significa que tendréis menos problemas con los demás.

El método clave para volveros absolutamente seguros es no salvaros. Esta es la mejor manera de protegeros. Si queréis estar absolutamente seguros, no os protejáis. Cuanto más protegidos estáis, más inseguros mental y psicológicamente estaréis.  No os protejáis. No hay constancia en toda la tierra de nadie que se proteja tanto a sí mismo que haya encontrado un lugar seguro y se sienta totalmente seguro. No hay constancia de esto.

Sed como un yogui.

Sabéis, amigos míos, decir «No os protejáis» es sabiduría loca. Pero si os protegéis, eso es mente estúpida. ¡Elegid! ¿Queréis estar locos o queréis ser estúpidos? Los yoguis dicen: «Pensáis que yo estoy loco y yo creo que vosotros estáis locos, pero yo estoy loco de amor y vosotros estáis locos de sufrimiento». Cuando queremos ser felices también tenemos que estar locos. La felicidad viene con la locura. La mente loca, intrépida. Este es un gran método para liberar la mente. Salid del miedo y estad seguros. ¿Creéis que estoy loco? ¿O creéis que estáis locos? Ja, ja!

 
~Tulku Lobsang
La pereza

Tenemos muchas razones para ser felices y tenemos muchas oportunidades de ser felices, pero decimos que no tenemos tiempo. En realidad, no tenemos el valor de aprovechar todas estas oportunidades. Más aún, ni siquiera nos damos cuenta de que no aprovechamos estas oportunidades o estas razones para ser felices. Y así, intentamos buscar más. Pero no importa cuánto busquéis, no importa lo que recibáis, nunca tenéis tiempo y nunca tenéis la capacidad de ser felices con estas oportunidades o razones para la felicidad.

Esto se debe a nuestra pereza. El Buda dijo que con pereza no es posible hacer nada. Por lo tanto, la pereza es nuestro problema raíz. Este es el problema raíz.

Como véis, somos demasiado perezosos como para ser felices. No porque no podamos ser felices, no porque no tengamos motivos para ser felices. Tenemos motivos. Somos felicidad. Pero somos demasiado débiles, demasiado perezosos como para ser felices. No porque no seamos felices, no porque no tengamos motivos, sino debido a la pereza.

Por lo tanto, si realmente queréis ser personas felices, tenéis que practicar disciplina. La disciplina significa que necesitáis autocontrol y compromiso con vosotros mismos. Quien no tenga un compromiso y quien no tenga autocontrol, no tiene disciplina. Y si no tenéis disciplina, no sois conscientes de la mente. Si no sois conscientes de la mente, entonces no tenéis atención plena. Esto significa que nunca véis lo que tenéis. Nunca sentís lo que tenéis. Toda vuestra vida estáis como ciegos. No tenéis el valor de ver las cosas, de recibir cosas. Sin atención plena, sin ser conscientes de la mente, no importa lo que tengáis, como que nada tiene sentido. Por lo tanto, el problema es la pereza.

Existe una medicina para volverse una persona menos perezosa. Tenéis que creer. Tenéis que creer en vosotros mismos. Creer en uno mismo es la manera de salir de la pereza. Creer es muy poderoso para la mente. Por lo tanto, tenemos que practicar el creer. Mientras que no alcancemos el Despertar, necesitamos valor. Necesitáis valor mientras tengáis problemas con la pereza. Eso significa que sin creer no hay forma de mejorarse. Siempre seguís igual, exactamente en el mismo punto. Nada fluye. El propósito de la vida es alcanzar el Despertar. Esto quiere decir que encontráis la felicidad incondicional. Si queréis viajar por este camino, entonces tenéis que creer. De lo contrario, la pereza nunca nos permitirá  seguir en esta dirección. La pereza siempre os hace caer. No hagáis amistad con la pereza. Pero la pereza la encontraréis en todas partes — como la Coca Cola — es fácil entablar amistad con la pereza. ¡Pero ésta no es una buena amiga en este viaje de vuestra vida samsárica!

 
~Tulku Lobsang
Amor

En nuestra vida humana hay algo importante que tenemos que hacer — enamorarse. No importa qué tipo de persona seáis o en qué clase de religión creéis; todos tenemos solo un objetivo. Ciertamente, todos queremos volvernos una persona feliz.

Enamorarse es la única manera de hacerte feliz. Por lo tanto, si me preguntáis cuál es el propósito de la vida, o me preguntáis por qué hacemos tantas cosas en la vida, mi respuesta es que hacemos esas cosas para enamorarnos. Cuando consigues eso, ya está. No hay nada más que haya que hacer. Ese es el sentido de la vida. Ahí es cuando la vida tiene sentido.

Lo bueno es que, desde que naces, ya tienes el derecho de enamorarte. No tienes que comprarlo. No tienes que pedir permiso a nadie para amar, porque eres amor. De algún modo es también muy sencillo, porque no tienes que estudiar para enamorarte de alguien. Porque eres amor.

El amor es vida. Mientras tienes amor, la vida tiene sentido para ti a cada momento. El sentido de la vida nunca lo encuentras fuera de ti, porque tú eres el sentido de la vida. Y el amor es la única manera de sentirte. El amor es la única manera de verte. Por lo tanto, cuando tienes amor, lo tienes todo. Cuando pierdes el amor, lo pierdes todo. Por eso, todos tenemos que practicar nuestro amor innato. Por eso somos tan especiales, porque somos amor.

En conclusión, mi mensaje para vosotros es: hay algo importante que tenemos que hacer en nuestra vida, y eso es amar. Eso es. Nada más.

 
~Tulku Lobsang